ARGENTINA SIN FRONTERAS CAYO EN DESGRACIA? EL 17 EN LA TIMBA ES LA DESGRACIA SON LOS DISTRITOS DONDE NO GANO EL OFICIALISMO FE-FE EL PERONKIRCHNERISMO

PROGRAMA SIN FRONTERAS 13 DE SEPTIEMBRE DE 2021 El día después, en medio de un campo minado

Tras las PASO, es vital conjurar los peligros que sobre las instituciones y la economía provocaría una radicalización desesperada y acelerada del Gobierno

Concluidas las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), caracterizadas por un severo llamado de atención de la ciudadanía al gobierno nacional, son enormes los peligros que amenazan agravar tanto la vida institucional del país como su ya penosa situación económica. A menos que prevalezca la ética de la responsabilidad en quienes tienen el deber de gobernar por sobre la mera especulación electoral, la Argentina atravesará un campo minado hasta los comicios generales del 14 de noviembre, con serias probabilidades de que las variables económicas estallen antes de lo esperado.

Tanto en círculos políticos como empresariales se estima que, independientemente de las interpretaciones que merezca el resultado electoral de ayer, la coalición gobernante impulsará un fuerte incremento del gasto público con el fin de mejorar su situación relativa en aquellos distritos donde sus dirigentes crean que pueden dar vuelta su derrota. En otras palabras, se descuenta el riesgo de que el Gobierno decida terminar de “romper el chanchito” y financiar su nueva campaña electoral con mayor emisión monetaria, que derivará en una creciente y aún más descontrolada inflación.

Aunque funcionarios y dirigentes del oficialismo supongan que pueden seguir transitando al borde de la cornisa hasta la finalización del proceso electoral, el precipicio está cada vez más cerca. Con un crecimiento galopante del déficit fiscal para el presente semestre y con proyecciones de reservas netas negativas en el Banco Central para los próximos meses, al actual ritmo de desprendimiento de divisas por parte de la autoridad monetaria, el escenario es más que preocupante.

El actual atraso cambiario, tomando el tipo de cambio oficial, y las fantasías preelectorales inoculadas por el oficialismo para provocar una imaginaria situación de bienestar resultan insostenibles.

No es posible seguir ocultando la basura debajo de la alfombra electoral hasta noviembre. Se impone abandonar el populismo y avanzar cuanto antes hacia un plan fiscal y monetario consistente y en las reformas imprescindibles, como la laboral y la previsional, convocando a los técnicos más capaces.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, le ha solicitado más ayuda al Banco Central para cubrir el mayor gasto público, motorizado por las demandas del clientelismo electoral. En otros términos, está pidiendo que se active aún más la maquinita y se impriman más pesos.

Entretanto, el acuerdo por la renegociación de la deuda con el FMI continúa siendo una incógnita. Sin él, la Argentina será una paria internacional. De persistir la actual falta de rumbo y de no recortar el desorbitado gasto público, nuestro país no podrá brindar un horizonte de mínima previsibilidad que permita imaginar una recuperación de la actividad económica y el empleo.

Entre las PASO de 2019 y las de 2021, la pobreza creció del 35,5% al 42%; la canasta básica pasó de unos 33.000 pesos a 69.600; el dólar subió de 45 a 185 pesos, y el riesgo país, de 895 a más de 1500 puntos.

El intento del Frente de Todos de unificar a las distintas fracciones del peronismo tuvo éxito en términos electorales en 2019, pero fracasó rotundamente en su acción de gobierno. Y no funcionará mientras los integrantes de la coalición gobernante, incluyendo al presidente Alberto Fernández, estén supeditados a los objetivos personales de la vicepresidenta de la Nación, orientados a la consagración de su impunidad, para lo cual requiere subordinar al Poder Judicial.

En su mensaje de cierre de campaña, el jueves último, Cristina Kirchner volvió a despotricar contra periodistas y medios de comunicación, contra empresarios y contra jueces. Dejó así flotando la posibilidad de que, si tuviera un poder que hasta hoy no tiene, no dudaría en aplastarlos. Hasta el presidente Fernández se atrevió a reclamar el juicio a magistrados por fallos que no son de su beneplácito, pretendiendo desconocer que los jueces no pueden ser enjuiciados por el contenido de sus sentencias.

Así como el más rancio estatismo que pregona el kirchnerismo terminará ahogando al sector privado, el hipernormativismo regulador, con su secuela de autoritarismo, amenaza con expandirse peligrosamente sobre los principios en los que se cimienta la república.

Más allá de la predisposición que pretenda exhibir la vicepresidenta para gestar un entendimiento con la oposición y los actores sociales sobre las reglas por seguir, es necesario recordar que el punto de partida de cualquier acuerdo de este tipo debe empezar por la buena fe y por el cumplimiento de la Constitución nacional, incluyendo el respeto por la división de poderes y la independencia de la Justicia.

A los fantasmas de la economía, como el de una mayor inflación o el de la devaluación del peso, hay que sumar los asociados a una radicalización acelerada y desesperada del Gobierno, que siga poniendo en peligro los más elementales principios democráticos.

Es por eso vital que, de cara a las elecciones generales de noviembre, se comprenda que no habrá libertad verdadera sin un gobierno limitado y que a medida que el estatismo se expanda la libertad se contraerá. De ahí la importancia de que la próxima campaña electoral resulte fructífera para un debate de propuestas que hasta ahora brilló por su ausencia.

Triunfo del oficialismo de Gerardo Morales en Jujuy, por más de 18 puntos El Frente Cambia Jujuy superó ampliamente al Frente de Todos y a los frentes de izquierda.

Con el impulso del gobernador Gerardo Morales, el Frente Cambia Jujuy obtuvo hoy una contundente victoria en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) para elegir candidatos a diputados nacionales.

Con solamente tres coaliciones participando de la disputa, la versión provincial Juntos por el Cambio lograba el 46,42% de los votos, superando al Frente de Todos que obtenía el 28,18%, y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad (FIT-U) con el 23,46%.

Con el 96,16% de los votos escrutados, Gustavo Bouhid del Frente Cambia Jujuy se consolidaba como el candidato más votado de la provincia, seguido por Leila Chaher del Frente de Todos.

En el FIT se desarrolló una interna que ganó claramente el sector integrado por el Partido Obrero, el PTS e Izquierda Socialista a partir de la candidatura de Alejandro Vilca, que se impuso con el 80% sobre la lista del MST encabezada por Betina Rivero.

SALTA Guillermo Durand Cornejo quedó tercero: “Vamos a seguir navegando sobre la grieta”

El candidato de Unidos por Salta, expresó que el resultado provisorio de las elecciones deja en claro la existencia de la grieta política y social que se sigue presentando en el país.

Con un 96,31 por ciento de las mesas escrutadas, el candidato a diputado nacional Unidos por Salta se posicionó como tercera fuerza, con 12,20 por ciento de los votos.

Durante su encuentro con El Tribuno, y a minutos de haberse cerrado el proceso electoral, Guillermo Durand Cornejo destacó que los resultados de estas PASO dejan en claro, una vez más que se «deberá seguir navegando sobre la grieta».

«Es triste, pero esta claro que vamos a tener que seguir navegando sobre la grieta y esa es la parte fea y triste, pero hasta las elecciones de noviembre, espero que podamos hacerlos bien. Por lo pronto llegar a la provincia. que durante estas dos semanas solo pudimos llegar a Orán y Tartagal», expresó el candidato de Unidos por Salta.
Durante el encuentro con la prensa, Durand Cornejo también se refirió a la falta de participación de los votantes. «Es fundamental que vayamos a votar, de qué nos vamos a quejarnos. No nos podemos quejar si antes no ponemos el hombro al país, y no lo digo por mí. Afortunadamente hay varios factores que están participando que nos dan una esperanza. No tienen que tener duda, de que hace rato hemos perdido la república y hay que recuperarla y para esto hay que involucrarse», analizó.

Al respecto de la situación actual del electorado, el candidato a diputado nacional reiteró que  «no se puede seguir navegando en medio de la grieta y muchos ciudadanos no se los toman en serio. Piensan qué es una crisis más y no es así».

Una derrota enorme que cambia todo El temido desastre ocurrió finalmente; el nuevo período del kirchnerismo será otro a partir de ahora; prevalecerán más, seguramente, la pelea y la trifulca internas que cualquier alternativa sensata

Sucedió la deducción. Al menos, la deducción previa más extendida entre políticos y encuestadores, aunque pocos lo dijeron públicamente. El Gobierno sufrió una significativa derrota nacional, que incluyó a la inmensa Buenos Aires. En el escrutinio nacional perdió por más de 10 puntos. El temido desastre ocurrió finalmente. El nuevo período del kirchnerismo será otro a partir de ahora. Prevalecerán más, seguramente, la pelea y la trifulca internas que cualquier alternativa sensata. La situación abre una panoplia de preguntas y de nuevas inferencias. La primera de ellas refiere a qué hará la jefa del peronismo, Cristina Kirchner, después de haber perdido la cuarta elección consecutiva de mitad de mandato. Fue derrota en 2009, en 2013, en 2017 y probablemente lo será ahora en las generales de noviembre. El único Kirchner que ganó una elección de mitad de mandato fue Néstor en 2005. Extraño: ganan la presidencia, pero pierden las legislativas.

Las elecciones primarias, que se celebraron ayer, no son necesariamente un anticipo idéntico de las generales. Pero adelantan lo que será parecido en noviembre, tal vez con resultados más graves para el oficialismo. ¿Las primarias no fueron consideradas por todos los políticos, acaso, como la mejor encuesta sobre el estado de la sociedad? Ahí están sus consecuencias. No las ignoren ahora. Faltan dos meses para los comicios generales. La vicepresidenta bascula, dicen, entre promover cuanto antes una renovación profunda del gabinete de su vicario en la presidencia, Alberto Fernández, o seguir actuando una imagen de unidad hasta los comicios generales. Nadie puede arrogarse ninguna victoria en el oficialismo, porque sencillamente no la hubo. El kirchnerismo perdió hasta en Santa Cruz. Solo ganó en el norte profundo: Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja y Formosa, donde el clientelismo político es lo que dirime las elecciones.

En la homérica Buenos Aires, ¿perdió Fernández o fue derrotada Cristina Kirchner? Los votos los tumbaron a los dos. Victoria Tolosa Paz es una albertista, pero sería injusto atribuirle a ella la culpa de la derrota. El interior agropecuario y el conurbano pobre sufren las decisiones del gobierno del Presidente. Cristina, no obstante, no es ajena a nada. Después de todo, ella es la jefa política de la tercera sección electoral bonaerense, donde esta La Matanza crucial. El distrito electoral de Cristina es el multitudinario, caótico y arisco conurbano bonaerense. Ella se hubiera adjudicado el triunfo que no sucedió; ella es culpable del desastre que ocurrió. El Presidente, también. No hay inocentes.

Hubo encuestadores (Guillermo Oliveto, entre los más consecuentes) que no medían la intención de votos hacia los distintos candidatos ni la imagen de los principales dirigentes políticos. Le tomaban el pulso a la sociedad. Solo querían saber cómo estaba la sociedad. ¿Qué opina la gente común de la situación general del país y de su propia situación? ¿Qué espera del futuro? ¿Cómo cree que será el país dentro de un año? ¿Cuáles son los problemas que más afligen a la sociedad? ¿Cuál es su estado de ánimo? Las respuestas eran todas negativas (muy negativas) con porcentaje que reducían la mirada positiva hasta la insignificancia. La gente común estaba cansada de la inflación, fatigada del autoritarismo, harta de tanta retórica sin sustento. “Hay demasiada bronca en la gente si se miden todos los sectores sociales y todo los territorios, incluido el conurbano bonaerense”, concluyó uno de ellos. Otro avanzó aún más antes de las elecciones: “Nunca en la historia ganó un Gobierno con semejante clima social”. Ayer no fue una excepción, a pesar de que una esperanza última y cierto optimismo vacío se habían apoderado del oficialismo. La esperanza razonable es una cosa; esperar un milagro es otra.

Y solo un milagro podía borrar de la memoria social lo que sucedió en los últimos casi dos años. Dejemos a Macri a un lado. Se fue hace mucho para los tiempos de la crisis argentina. El propio Macri levantó la bandera de la herencia que recibió durante demasiado tiempo, después de haberse negado a hacer un balance real de la situación del país que recibió. El gobierno en funciones es el responsable de lo que sucede cuando han pasado dos años de gestión, sea cual fuere la herencia que recibió o su signo político. La administración de Alberto Fernández eligió tener un “no programa” económico, como lo define el economista Enrique Szewach; aceleró la maquina de imprimir dinero sin respaldo; espoleó la inflación hasta límites insoportables para todos los sectores sociales, pero sobre todo para los más necesitados; se alejó del Fondo Monetario Internacional (con el que debe hacer un acuerdo imprescindible) por razones ideológicas y electorales, y se sentó sobre el precio del dólar como única herramienta para no disparar una inflación aun mayor. La economía del empresario y del trabajador (ni hablar de los desocupados y los cuentapropistas) es un no lugar. No saben dónde están ni qué les depara el futuro. No hay destino para nadie.

El Gobierno manejó mal la pandemia. Pero lo que más lo perjudicó fueron hechos o imágenes que la propia administración promovió sin razón. El vacunatorio vip, al principio de todo, cuando la vacuna era un bien muy escaso, y la fiesta de cumpleaños de la primera dama, Fabiola Yañez, en la residencia de Olivos. La fiesta se convocó en julio de 2020, cuando el país estaba cerrado a cal y canto, muy pocos podían trabajar (solo los esenciales) y las escuelas y colegios clausuraron las clases. Las malas decisiones sobre las vacunas, influidas por la ideología y los amigos, no fueron tan letales para el Gobierno como aquella foto cumpleañera. Sin embargo, el pésimo e intencionado manejo de las compras de vacunas coloca al país en una situación de extrema vulnerabilidad ante la variante delta, que ya se asomó peligrosamente. El resultado de la gestión sobre la pandemia (es decir, sobre la vida y la muerte) es desolador. La Argentina figura entre los peores lugares del ranking mundial en materia de vacunación, de muertes y de contagios. La muerte, el bolsillo y los colegios son nervios vitales de la sociedad. Justo ahí el Gobierno hurgó. Y hurgó mal. El resultado fue el desastre electoral de ayer. No es que “algo hicimos mal”, como dijo anoche el Presidente. Casi todo se hizo mal.

El Gobierno fue derrotado en seis de las ocho provincias que renuevan senadores nacionales. Solo ganó las elecciones de senadores en Catamarca y Tucumán, y las perdió en Córdoba, Santa Fe, Mendoza, La Pampa, Corrientes y Chubut. Cristina Kirchner podría perder el quórum propio y la mayoría propia en el Senado, cámara que manejó en los últimos dos años como si fuera uno de sus hoteles. Es cierto que siempre tendrá a los “no alineados” (los que no responden al oficialismo ni a la oposición de Juntos por el Cambio), que son seis, pero tendrá que hacer el trabajo que menos le gusta: negociar, seducir, convencer. Se terminó el tiempo del ordeno y mando. En la Cámara de Diputados, donde nunca tuvo mayoría propia, se ampliará la brecha entre el oficialismo y la oposición. Esa cámara fue el único resorte institucional que frenó desde diciembre de 2019 los proyectos más desopilantes, como la reforma judicial. Ni Alberto Fernández ni Cristina Kirchner podrán gobernar en adelante sin el acuerdo de la oposición. Un tiempo más racional podría anticiparse.

Solo podría. Cristina Kirchner pertenece a esa clase de personas a las que le gusta doblar la apuesta. Es probable que lo intente, aunque seguramente volverá a perder. La era que se anuncia es mala para el Presidente. Aunque Cristina es tan culpable como él, lo cierto es que la vicepresidenta cargará toda la culpa sobre el jefe del Estado. Alberto Fernández cometió el error de no tomar distancia de ella; al revés, se convirtió al cristinismo, tal vez porque creyó en la leyenda mágica de que ella es imbatible. Se pasó diez años criticando el liderazgo de Cristina y terminó sometido a sus designios. Imposible un error político peor que ese. Si el Presidente se hubiera diferenciado a tiempo, hoy el oficialismo podría decir que tiene una alternativa distinta de Cristina. Ya es tarde. No la tiene. Lo que se avecina es un tiempo de fuertes presiones sobre el Presidente para que cambie ministros y políticas. Cristina no se resignará fácilmente a perder de antemano las elecciones generales de noviembre. No puede hacerlo. Su situación judicial es tan frágil que el peor remedio es la debilidad que se abatió anoche sobre ella.

En la oposición, se consolidó el liderazgo de Horacio Rodríguez Larreta con los triunfos de Diego Santilli en la provincia de Buenos Aires y de María Eugenia Vidal en la Capital. La lista de Mauricio Macri en Córdoba, liderada por Mario Negri, perdió. Pero Córdoba es Córdoba, puntualmente antikirchnerista, coherentemente particular. Negri es un político de décadas en Córdoba y sufrió en los últimos días una operación parecida a la que en 2005 tumbó en la Capital a Enrique Olivera. Fue el propio Rodríguez Larreta el que le pidió a Macri que participara en la campaña para frenar el drenaje de votos hacia los libertarios como José Luís Espert y Javier Milei. Macri se metió en la campaña. Sea como fuere, el expresidente saltó anoche frente al televisor y lanzó un solo grito cuando conoció los resultados: “¡Somos libres, somos libres!”. Macri se comprometió a que no será un estorbo para la elección del mejor candidato en 2023, que competirá con la previsiblemente débil formula del kirchnerismo.

La monumental derrota de ayer es mucho peor que la que se advierte a simple vista. El peronismo concurrió unido a la votación. No estaban Sergio Massa ni Alberto Fernández fracturando la oferta del justicialismo, como sucedió en 2013, en 2015 y en 2017. Estaban todos juntos. El fracaso los vapuleó a todos. Solo Florencio Randazzo, el más perspicaz de todos, entendió a tiempo que el destino no se escondía detrás de las faldas de Cristina.

Vamos a compartir las voces de las paso 2021 por lo menos algunas en el dia de hoy y continuaremos en la semana.

Vamos a recorrer el pais del interior sin fronteras. Vamos a escuchar al presidente Alberto fernandez que comenzo un festejo en la tarde del domingo que lo dejo pasmado al correr de las horas y casi al finalizar el domingo decia esto.

en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires las voces no eran del oficialismo por eso escuchamos a Javier Milei quien dijo “En noviembre estamos en condiciones de dejar tercero al kirchnerismo”

Tambien en la Capital Federal hablo la ex gobernadora bonaerense y hoy candiata a diputada nacional Maria Eugenia Vidal quien aseguro estar conmovida.

En Buenos Aires el que hablo primero fue Facundo Manes quien dijo “Ganamos la mayoría de la Provincia de Buenos Aires”

En  NEUQUEN LUCIANA ORTIZ LUNA CANDIDATA DEL MPN la creadora del Sien tuvo su revancha y le gano al candidato del gobernador Omar Gutierrez.

NEUQUEN POLICIA HABRIA USURPADO VIVIENDA Y AMENAZADO A MENOR HIJA DE LA DUEÑA- IRMA BEATRIZ JARA SOLICITA AYUDA DE LAS INSTITUCIONES TIENE MIEDO.

NEUQUEN la izquierda tuvo su alegria y el apoyo de tantas luchas en la provincia y la que hablo fue Patricia Jure FIT U ya candidata a diputada nacional

Patricia Bullrich  Hemos convertido a Juntos en una fuerza social

CHUBUT Inacio Torres candidato a senador juntos por el cambio.

BUENOS AIRES la izquierda dio su pelea y Romina del Pla FIT U dijo lo siguiente.

La gran batalla la dio Cordoba que aunque previsible Juez y De Loredo Cambiemos han sacado el 50 por ciento de los votos y ayudaron con fuerza al nockaut nacional del kirchnerismo

Ecos del futuro El valor de la comunidad, la colaboración y las ideas sin jerarquías. Aunque pareciera que estamos hablando de politica no es asi quedese y enterese sin fronteras.



Fuente: http://noticiasinfronteras.com/web/argentina-sin-fronteras-cayo-en-desgracia-el-17-en-la-timba-es-la-desgracia-son-los-distritos-donde-no-gano-el-oficialismo-fe-fe-el-peronkirchnerismo/

Comentarios

Comentar artículo